Pequeña guía para viajar a Polonia

Polonia es un país desconocido para muchos españoles. Sin embargo es uno de los países más atractivos para visitar.


Varsovia encarna como ninguna otra ciudad el empeño del pueblo polaco por preservar sus señas de identidad. Después de ser reducida a escombros en un 85% durante la Segunda Guerra Mundial, cada edificio, cada calle fueron reconstruidos de nuevo. El resultado puede decepcionar, ya que el cemento ha sustituido a la piedra en muchos casos. Pero hay que tener muy en cuenta el trabajo de titanes con el que multitud de manos anónimas lograron recuperar la imagen borrada por los nazis, a partir de fotos, grabados antiguos y pinturas. A mediados de la década de 1950, Varsovia estaba ya casi completamente restaurada.


La capital Varsovia

La ciudad vieja, llamada Stare Miasto, es el núcleo primitivo de Varsovia y concentra la mayoría de los monumentos. Se recomienda visitar el castillo real, que alberga magníficas colecciones de arte, la catedral y la plaza del Mercado, sede de algunos de los mejores restaurantes de la urbe y de un mercadillo de pintores.

La ciudad nueva o Nowe Miasto surgió en el siglo XV, como prolongación hacia el norte de la ciudad vieja. El Monumento a la Insurrección de 1944 y la ciudadela son sus construcciones más destacadas.

De la plaza del castillo arranca la calle Krakowskie Przedmiescie, la más bella de Varsovia, denominada 'Vía Real'. Está flanqueada por interesantes edificios: entre otros, la sede del Consejo de Ministros, la universidad, el palacio Gninskich con el Museo Chopin, el hotel Bristol, obra de Otto Wagner, la iglesia de las Visitadoras y el monumento a Copérnico. Las sucesivas prolongaciones de esta calle conducen al palacio Wilanów, el más importante de Polonia, cuyos salones forman parte del Museo Nacional. A medio camino, el bello parque Lazienki alberga varios palacios. En verano se celebran conciertos junto al monumento dedicado al músico romántico.

El Palacio de Cultura, testigo de la etapa del realismo socialista, se encuentra en la zona central de la ciudad. Es un rascacielos mastodóntico, que ofrece desde su terraza una magnífica panorámica de Varsovia. En el mismo barrio se sitúan los grandes hoteles modernos y los mejores comercios.

A una hora de distancia de Varsovia se halla Zelazowa Wola, la pequeña aldea en la que nació Chopin. Su casa se ha habilitado como museo con recuerdos del músico: pianos, partituras, cartas y retratos familiares. El edificio se ubica en medio de un parque con árboles y plantas de distintas regiones de Polonia. De mayo a septiembre se celebran conciertos de piano todos los domingos. 



Principales ciudades: Cracovia 

Cracovia fue la capital del reino de Polonia hasta finales del siglo XVI y la sede arzobispal del papa Juan Pablo II. Su casco histórico se cuenta entre los más bellos de Europa y ha sido declarado, por ello, Patrimonio de la Humanidad. El ambiente intelectual, artístico y universitario de Cracovia supera al de cualquier otra ciudad de Polonia. La mayoría de los monumentos arquitectónicos se encuentra en la Ruta Real, que une la Torre de la Barbacana con el castillo de Wawel. A mitad de camino se halla la plaza del Mercado, rodeada de casas renacentistas y medievales, y con la antigua Lonja de los Paños en el centro. Se recomienda visitar el barrio de Kazimiers, núcleo histórico de la cultura judía en Polonia y lugar donde se rodó la película de Steven Spielberg La lista de Schindler.



A 13 km de Cracovia merecen una visita las minas de sal de Wielizka, catalogadas también por la UNESCO. Sus galerías y salas, algunas a 135 metros de profundidad, han sido decoradas por artistas mineros. La ambientación de los espacios y las esculturas talladas en la sal recrean acontecimientos históricos y leyendas relacionadas con los setecientos años de la historia de la mina.

A 60 kilómetros, los pabellones del campo de concentración de Auschwitz, transformados en museo, recuerdan la tragedia de miles de víctimas del nazismo.


Gdansk y su  bello casco urbano 

Gdansk fue el centro de operaciones del sindicato Solidaridad hasta la caída del régimen comunista. Su bello casco urbano, reflejo de más de mil años de historia, conserva las huellas de los caballeros teutónicos, de la Liga Hanseática y del estado prusiano, al que estuvo sometida en el siglo XIX. La animada vida cultural se enriquece con los conciertos de la orquesta filarmónica. 

Poznan a orillas del río Vistula

Poznan es una ciudad industrial, situada a orillas del Vístula, en la región de la Gran Polonia. La cultura se hace presente en esta urbe moderna y dinámica a través del interesante Museo Nacional, que alberga buenas colecciones de pintura flamenca, italiana y española. Sus numerosas iglesias y la plaza del Mercado atestiguan la intensa labor de restauración llevada a cabo después de la Segunda Guerra Mundial.




Wroclaw: la Silesia polaca

Wroclaw se asienta a orillas del Oder, en Silesia. Durante la época romana fue un centro importante de la ruta del ámbar, que unía el Báltico con el Mar Negro y con Europa occidental. En la actualidad se presenta como una urbe surcada de canales que cuenta con un interesante patrimonio gótico y renacentista. Los edificios del Ayuntamiento y de la iglesia de Santa María Magdalena encabezan el elenco monumental. Numerosas academias, bibliotecas y museos dinamizan el ambiente cultural, enriquecido por más de cuarenta mil estudiantes universitarios. 


Torun: enclave de los caballeros teutónicos

Torun es una de las ciudades medievales mejor conservadas de Polonia. Fue un enclave importante de los caballeros teutónicos y floreció como consecuencia de su adhesión a la Liga Hanseática, que propició el desarrollo comercial. De esa época datan los principales monumentos de la 'Reina del Vístula', como se dio en llamarla. Algunas de sus iglesias se consideran obras maestras de la arquitectura gótica. El Museo de Copérnico está dedicado al famoso astrónomo, natural de Torun.

En los alrededores de Torun merece una visita Golub Dobrzyn, que conserva un castillo teutónico del siglo XIV. Se halla a 39 kilómetros.


Cómo moverse 

Polonia cuenta con una red ferroviaria extensa y eficiente. Los trenes de tipo intercity y expreso son rápidos y no resultan caros. La primera clase cuesta el doble que la segunda. El autocar constituye también un medio de locomoción adecuado para desplazarse por el interior del país. Los jóvenes con carnet internacional de estudiante obtienen reducciones del 50 por ciento.

Los tranvías y los autobuses urbanos resultan económicos. En cuanto a los taxis, deben contratarse preferiblemente por teléfono, por motivos de seguridad. Si se toman en la calle, conviene comprobar que llevan el distintivo de alguna compañía. Los servicios de conductor y de coche contratados en el aeropuerto suelen resultar muy caros. Los grandes hoteles disponen de taxis propios, pero con tarifas elevadas. 


Gastronomía de Polonia 

Gracias al cambio político de 1989, ha mejorado la oferta de restaurantes en los núcleos turísticos. La mayoría de los establecimientos se encuentra en el casco histórico de las poblaciones. La cocina internacional se ha abierto paso sin menoscabo de la cocina polaca tradicional, que se ha renovado con la incorporación de nuevas ideas a los fogones.

Tres sabores caracterizan la gastronomía polaca: agrio, dulce y picante. Como en todos los países nórdicos, las calorías y los carbohidratos acompañan la mayoría de los platos típicos, en los que raras veces falta la patata, la col estofada o fermentada, los guisantes o las zanahorias.


Los entremeses típicos incluyen arenques, bistec tártaro, embutidos y pepinillos fermentados. Entre las sopas, la más típica, llamada bigo, se elabora con cebolla, nata fresca, col y carne de cerdo. El asado de cerdo con ciruelas, los guisos de caza y el pato asado con manzanas son algunos de los platos fuertes más característicos. La gama de pescados abarca el esturión, el lucio, la carpa, la anguila y los arenques. El vodka se toma como digestivo o para acompañar los aperitivos.

Amplían la oferta gastronómica los platos de la cocina judía, como el cuello de ganso relleno de hígado.

1 comentario:

  1. Hola,

    quiero visitar Poznan en Polonia y no se donde puedo quedarme. He encontrado este hostal
    http://www.blooms.es
    Alguien lo conoce y puede ayudarme?

    gracias
    Konsuela

    ResponderEliminar

Archivo del blog