Senderismo en Escocia: el valle de Glencoe o la magia de las Highlands

Sin apenas casas ni árboles y con escasa fau­na, la cañada de Glencoe conserva la ma­gia de los vastos parajes solitarios a pesar de estar atravesada por la principal carretera del norte de Escocia, la A82.
 
El acceso es fácil y eso ha convertido este lugar de las Highlands en un paraíso del senderismo. El escenario de mon­taña con más leyenda del país está atravesado por caminos que se adentran en valles verdes y picos azotados por el viento. Los efectos de la glacia­ción y millones de años de erosión han redon­deado las cimas hasta darles el aspecto que hoy tienen de gigantes replegados sobre sí mismos.
 
La masacre de Glencoe

Entre las caminatas más accesibles se encuentra la de Lost Valley (Coire Gabhail, en gaélico). un delicioso itinerario de tres horas que ofrece en su primer tramo una vista excelente de las Three Sisters (tres riscos escarpados al sur de la caña­da).
 
La ruta culmina en el silencioso valle donde los fugitivos del clan MacDonald hallaron refu­gio después de que 38 de sus miembros fueran asesinados en la madrugada del 13 de febrero 1692 en represalia por haber respondido tarde a la llamada de lealtad del rey Guillermo III de In­glaterra. Ha llovido y nevado mucho desde en­tonces, pero con la vista fija en estas rocas mudas, el recuerdo de ese sangriento episodio, conocido como la "masacre de Glencoe", acude invariable­mente a la mente del caminante.

La ruta clásica de la región, y también la más arriesgada, ese un ascenso vertiginoso a la cadena de Aonaeh Eagach, para el que se requiere una buena preparación e incluso nociones de escalada.

Ruta por una naturaleza agreste

La ascensión parte del aparcamiento cercano a The Meering of the Three Waters y pone nimbo a la cumbre del Am Bodach (1.032 metros). El sendero está bien marcado, pero se hace cada vez más estre­cho y sortea un risco abrupto, al tiempo que las vistas abarcan hasta el lago Linnhe. Hay que pasar sobre el pico subsidiario Sgornan Fiannaidh, don­de es obligado escalar algunos pináculos. Una vez arriba se domina todo el valle de Glencoe. Pero las dificultades llegan con el descenso, ya que hay va­rias alternativas, algunas de ellas bastante peligro­sas. La mejor opción es bajar por el collado que precede al Pap of Glencoe, cuyo sendero principal desemboca cerca del hostal
Clachaig Inn.
 
Otros ascensos memorables son la cima pedre­gosa del Bidean nam Bian (1.150 metros) y la pirá­mide gris, casi perfecta, del Buachaille Etive Mor. cuyo perfil de 1.022 metros se levanta limpio e imponente sobre el valle. Ambas caminatas, con des­nivélese de más de mil metros, se pueden prolongar entre siete y nueve horas. Dos intensas experien­cias más, como todas las que depara Glencoe.

Cómo llegar

Desde Glas­gow hay que seguir la AB2 hasta entrar en Glencoe. Varios aparcamientos ha­cen de punto de partida de las rulas a través del valle. Cuándo ir. El verano es la estación adecuada por las temperaturas moderadas y las horas de sol, hasta dieciocho diarias. Todas las rutas se pueden completar en un dia. Para saber más: Web www.glencoe-nts.org.uk









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog